Ciencia Abierta y Compartir Resultados Negativos

Nov 24, 2021 View this post in English

Uno de los objetivos de la ciencia abierta es averiguar si los resultados de la investigación científica pueden reproducirse. ¿Puede un investigador diferente llegar a los mismos resultados clave con el mismo conjunto de datos? La respuesta a esta pregunta la veremos con más detalle.

Si aún no has leído nuestro artículo sobre el movimiento de la Ciencia Abierta, puedes encontrarlo aquí.

Una mayor transparencia es valiosa para quienes defienden la Ciencia Abierta, lo que, a su vez, se hace necesario cuando se tienen en cuenta los resultados negativos. Compartir los resultados negativos de un área de investigación o un hallazgo concreto es beneficioso desde muchos puntos de vista, pero lamentablemente no es la opción predominante para la mayoría de los científicos o publicaciones. Nosotros cubriremos ambas facetas.

¿Los Resultados Negativos son realmente tan Negativos?

¿Los resultados negativos dejan de tener sentido? No necesariamente. De hecho, los resultados negativos podrían incluso considerarse útiles para futuras investigaciones en el sentido de que podrían inspirar nuevas direcciones para futuros estudios. Los resultados negativos tampoco deben asociarse automáticamente con científicos poco cualificados o con una conducta experimental deficiente.

Probablemente, el mejor ejemplo de resultados negativos compartidos que han salido bien es el trabajo realizado por Michelson y Morley. El experimento de Michelson-Morley se convirtió en uno de los experimentos fallidos más famosos hasta la fecha. La serie de experimentos que llevaron a cabo en la década de 1880 relacionados con la sustancia éter contradecía la teoría predominante en aquel momento. Aunque se llevaron a cabo otras versiones de los experimentos, los cálculos de Michelson-Morley fueron los primeros con la suficiente precisión como para cuestionar la existencia del éter.

Michelson no sólo se convirtió en la primera persona en recibir el Premio Nobel de Física en 1907, sino que los resultados de su trabajo inspiraron una nueva línea de investigación que, en última instancia, condujo a los conocimientos proporcionados por la teoría de la relatividad especial de Einstein en 1905. Este ejemplo muestra cómo la teoría de otro permite cuestionar y corregir el mismo conjunto de datos. Además, esto pone de manifiesto la importancia de divulgar los datos negativos para encontrar cualquier discrepancia.

Cantidad sobre Calidad

Es muy natural que los científicos quieran compartir sus éxitos más que sus fracasos. Sin embargo, esto también puede tener una desventaja. Un psicólogo de la Universidad de Virginia, Brian Nosek, afirma que "no hay ningún coste por equivocarse. El coste es no publicarlas".

Hay una plétora de errores en los trabajos científicos que se publican, se escriben o se actúan de lo que la mayoría podría pensar. Aunque los científicos académicos reconocen de buen grado que a menudo cometen errores en sus artículos, también creen con la misma facilidad (y de forma errónea) que esos errores se corregirán con el tiempo cuando otros científicos tomen el relevo. Desgraciadamente, hay pruebas de que la revisión por pares no siempre consigue identificar los errores metodológicos.

El objetivo de la revisión por pares es evaluar la calidad de un manuscrito y proporcionar una retroalimentación que pueda utilizarse para mejorarlo tras su revisión. Sin embargo, la revisión por pares no siempre lo consigue. En las ciencias biomédicas, por ejemplo, hay muy pocas pruebas científicas que apoyen que un proceso de revisión por pares garantice la calidad de los manuscritos.

Además, el trabajo de los académicos experimentados rara vez recibe revisiones severas. Y cuando los manuscritos no se revisan y corrigen adecuadamente, nos quedamos con investigaciones o informaciones no concluyentes una vez publicadas. Como los científicos prefieren acentuar lo positivo sobre lo negativo, se publican muchos más resultados incoherentes en los manuscritos terminados que los que se corrigen o retiran posteriormente.

En cambio, los resultados negativos son mucho más fiables. Sin embargo, el hecho de que los resultados negativos se ignoren en gran medida o no se publiquen resulta enormemente problemático tanto para la integridad como para el avance de la investigación científica. Esto no significa que todos los resultados negativos vayan a suponer una revelación innovadora. Pero la buena noticia es que los resultados negativos no tienen por qué aportar dicha revelación para ser útiles o valiosos.

Replicación: el Mecanismo de Autocorrección de la Ciencia

A veces, al replicar el trabajo de otros científicos, podemos descubrir que esas réplicas marcan la diferencia. Otras veces, desgraciadamente, nos encontramos con el hecho de que la replicación es difícil e ingrata.

Hay varias cosas que impiden a los investigadores seguir con la replicación. Algunos impedimentos para la replicación son:

Desinterés por la revista

Las revistas ya no se interesan por los resultados de la replicación, sino por la información novedosa. Esto también lleva a que algunas revistas prefieran la cantidad a la calidad. No sólo eso, sino que la mayoría de los investigadores académicos prefieren dedicar su tiempo a un trabajo que tenga más posibilidades de hacer avanzar su carrera que a replicar el trabajo de otro científico. Los investigadores noveles, por ejemplo, ven la réplica como un desafío implícito a la autoridad.

No hay datos disponibles

Al considerar los ensayos clínicos, puede haber vidas en juego. La necesidad de ver los resultados de los ensayos clínicos, ya sean positivos o negativos, ha llevado a insistir en que los ensayos clínicos se registren públicamente. Desgraciadamente, aunque muchos ensayos clínicos acaban publicándose, los resultados negativos (cuando el tratamiento probado no tiene efecto) tienen estadísticamente menos probabilidades de ser publicados. Y los resultados negativos de los ensayos que se publican salen a la luz aproximadamente un año después que los estudios positivos.

Problemas de software

El software también puede ser otro impedimento para los "aspirantes" a replicadores. El resultado de años de trabajo da a los poseedores de datos específicos, o del código para analizar los datos, una ventaja en futuras investigaciones. Aunque la mayoría de los científicos están de acuerdo en que los datos deben estar disponibles abiertamente, existe un verdadero desacuerdo sobre el software.

Conclusión

Las revistas a veces no examinan suficientemente los resultados que publican. Pasar por alto los errores y no anunciarlos públicamente puede dañar gravemente la reputación científica. Es necesario establecer un sistema de valores para que los científicos e investigadores sean más responsables a la hora de compartir resultados negativos. En lugar de seguir fomentando la difusión de información incompleta, los investigadores podrían colaborar con otros investigadores o diferentes comunidades para mejorar en este ámbito.

Compartir los resultados negativos es un aspecto esencial de la información con la que entramos en contacto. Aunque hay muchos impedimentos para la replicación, los resultados negativos pueden ayudar a futuros ensayos, ya que habrá más información disponible para ser difundida. Comienza a publicar tus resultados negativos con Orvium hoy mismo.

Tags

Great! You've successfully subscribed.
Great! Next, complete checkout for full access.
Welcome back! You've successfully signed in.
Success! Your account is fully activated, you now have access to all content.